25 minutos

Muchas veces me pregunto por qué vuelvo al mismo lugar en el que ya he hecho una foto. O por qué estando en una localización determinada dedico tanto tiempo a fotografiar lo mismo durante un buen rato, en vez de buscar otros motivos. Cuando algo me llama la atención, aunque no sepa por qué, dedico bastante tiempo a exprimir el lugar hasta encontrar la respuesta. Intuyo que allí hay algo y visito el lugar una y otra vez hasta encontrarlo. Y en todas esas visitas te das cuenta de que hay cosas que cambian. Quizás no cambia lo fundamental (ese río sigue estando ahí, el árbol también, una grieta que crea un camino visual hacia una roca, una charca que se llena de agua cuando la marea está alta…). Pero sí cambia el tiempo, la luz, los colores, las nubes y también el momento en el que me encuentro yo mismo, que hace que realice ligeras modificaciones que cambian por completo una imagen dependiendo de mi estado de ánimo.

“25 minutos I”, Gran Canaria 2015. Canon EOS 5D Mark III. EF17-40 @ 21 mm,  60.3 s., f/10, ISO 50

 

Las dos fotos que incluyo en este blog son del mismo lugar y están realizadas el mismo día con 25 minutos de diferencia. La primera, antes del atardecer, y la segunda mientras el cielo se teñía de un rojo intenso. Atardeceres como estos compensan todas esas tardes que me vuelvo a casa sin una foto digna de ser mostrada, y créeme, son muchas. Entre la primera y la segunda tan solo me desplacé dos pasos hacia la derecha. Es todo lo que hice durante esos 25 minutos, además de disfrutar con los cambios que se producían en el cielo. Mismo lugar, mismo día, y sin embargo las dos imágenes me transmiten sensaciones diferentes.

La primera, tiene unas tonalidades azuladas. El azul transmite tranquilidad y paz, la cual se ve reforzada con una imagen de larga exposición, en la que dejé el obturador abierto durante 60 segundos. A esto hay que añadirle que la línea del horizonte está más centrada que en la segunda imagen, y un horizonte centrado crea equilibrio y simetría a la composición. Globalmente me da sensación de armonía.

 

“25 minutos II”, Gran Canaria 2015. Canon EOS 5D Mark III. EF17-40 @ 19 mm,  5 s., f/11, ISO 100

 

En la segunda imagen llama poderosamente la atención el rojo en el cielo, que compite con la charca del primer plano, sobre la que también se refleja algo de ese color. El color rojo transmite energía, peligro, pasión, excitación. Además he descentrado la línea del horizonte, desplazándola ligeramente hacia el tercio superior, creando cierto dinamismo y desequilibrio. Bajo mi punto de vista, es una imagen más “cañera”, que hace que me active, que es como me sentía en ese momento.

Fue una tarde productiva, en la que una vez que encontré algo interesante solo quedó lo más importante: tener paciencia para esperar un buen momento y no conformarse con la primera imagen, aunque estés contento con ella. Y de eso trata la fotografía, no solo de captar lugares, sino también momentos que no tienen que ser perfectos, sino simplemente transmitirte sensaciones.

Esta entrada fue publicada en Entradas regulares. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *